La educación médica continua y las empresas del area de salud

Autores : Dres. A.L.Pérez y E.A.Rumiany - Consultores en comunicación médico-farmacéutica (CCMF) - info@consultorescmf.com.ar. 2003.

Es fascinante observar el aluvión de información sobre nuevos conocimientos que el incesante desarrollo de las ciencias médicas nos provee en el mundo actual. Este aflujo permanente de novedades representa un singular desafío para el profesional de las ciencias de la salud, quien no obstante contar con el invalorable recurso de las comunicaciones y en particular de INTERNET, se enfrenta ante una masa colosal de conocimientos y datos. Es entonces cuando atraviesa un crítico cuello de botella, donde inexorablemente debe disponer de mayor cantidad de tiempo para asimilarlos, en una carrera en la que siempre es desbordado por la realidad. Esta realidad se conjuga en un mayor número y complejidad de tareas, una vida más acelerada y con mayores exigencias que caracteriza a los tiempos modernos y una perentoria necesidad de priorizar los diversos niveles de responsabilidad que integran sus 24 horas de cada día. La difusión de los conocimientos médicos se ha distinguido por diversas instancias jerárquicas de presentación que suelen estar conformadas por las reuniones de las más importantes sociedades e instituciones médicas y la publicación en los medios médico-científicos más prestigiosos. Los límites lógicos que dichas instancias imponen a la expansión incontenible de la información comprometen la asimilación racional del conocimiento y su aplicabilidad. El rol de los medios modernos de comunicación como la INTERNET ponen al alcance del profesional un sinfín de recursos para acceder a la información más reciente; pero en tanto y en cuanto no surjan instancias adecuadamente capacitadas desde el punto de vista académico, profesional y administrativo para recepcionar, elaborar y distribuir dicha información, será imposible resolver el planteo original. Se requieren equipos multidisciplinarios para abordar la temática de la clasificación y síntesis de la información médico-científica, y poder incluirla dentro del rango de prioridades del profesional. No es una labor sencilla y son necesarios numerosos recursos humanos y económicos para su implementación. Por otro lado se impone la gradual reestructuración de las pautas culturales y sociales que rigen el área médico-científica respecto de esta modalidad de educación continua. La utilización de nuevos instrumentos de educación médica es prioritaria para abordar los cambios del nuevo milenio. Las Universidades están actualizando sus programas de posgrado y de educación médica continua, conscientes de las demandas que la sociedad va imponiendo a sus integrantes. Las grandes empresas editoriales ya vienen analizando esta problemática desde hace bastante tiempo. Diversas razones de orden organizativo y económico permiten avizorar que los cambios en dichos niveles no se producirán en forma inmediata. El rol de las empresas dedicadas al area de la salud (medicamentos, tecnología médica, etc.) con respecto a la difusión de los nuevos conocimientos, salvo excepciones, siempre fue complementario a través del soporte a reuniones médicas, ediciones de publicaciones menores, centradas en su mayor parte en los aspectos promocionales de sus productos. Existe una corriente creciente en diversas entidades empresarias farmacéuticas y de tecnología médica a nivel internacional que instan a avanzar en la revitalización de la información actualizada como uno de los elementos esenciales en la comunicación entre las empresas y los rofesionales de la salud. En una etapa crucial en el avance del conocimiento médico-científico, nos encontramos ante la oportunidad de poder conjugar dos necesidades: la del profesional de la salud de acceder y mantener un nivel aceptable de conocimiento e información, a través de métodos apropiados de educación médica continua y la de las empresas conscientes de su rol en la sociedad, de canalizar sus recursos promocionales en la forma más útil y accesible, reencauzando sus propios objetivos en mayor beneficio de los profesionales, de los pacientes y de la sociedad. Referencias Bibliográficas 1.World Federation for Medical Education (WFME) Guidelines for using Computers in Medical Education. Medical Education 1998; 32: 205-8. 2. Alexander S; McKenzie J. An evaluation of information technology projects for university learning. Canberra: CUTSD (Committee for University Teaching & Staff Development, Commonwealth of Australia; 1998. Executive summary at: http://www.iim.uts.edu.au/about/sa_pubs/cautexec.htm. 3. Bearman M. Technology in medical education. A hypertext guide to developing interactive multimedia (IMM), computer assisted learning (CAL) and World Wide Web applications with a focus on medical education. http://www.monash.edu.au/informatics/techme/index.htm. 4. Quality Criteria for Electronic Publications in Medicine of the Workgroup for Computer-based training of the GMDS, http://www.imbi.uni-freiburg.de/medinf/gmdsqc/e.htm. 5. Reeves, T.C. A model of the effective dimensions of interactive learning on the World Wide Web. http://itech1.coe.uga.edu/Faculty/treeves/WebPaper.pdf - 6. Boettcher, J., Cartwright, G.P. Designing and Supporting Courses on the Web http://contract.kent.edu/change/articles/sepoct97.html